Cuando estamos hablando de calma no nos referimos a una personas acostada en un sofá o una persona meditando en la playa. Nos referimos a una calma activa. Este es el tipo de habilidad que se debe desarrollar en épocas de crisis como en los tiempos actuales. Esta calma activa es por ejemplo la de Ana Frank que escribió su diario íntimo, donde dejó constancia de los casi dos años y medio que pasó ocultándose con su familia de los nazis, en Ámsterdam, durante la Segunda Guerra Mundial. ¿Cómo es posible que una niña clarifique su mente, calme sus emociones y se enfoque en escribir, con todas las atrocidades que sucedieron a su alrededor?.

Pero ¿qué es la calma activa? Es estar estable mientras el mundo gira frenéticamente a tu alrededor. Es actuar sin frenesí. Es escuchar solo lo que necesitas escuchar. Poseer ecuanimidad interior y exterior al momento dirigir a tu organización. La calma, te ayuda a tener claridad en el momento de las decisiones, a generar nuevas ideas, tener una perspectiva adecuada de lo que ocurre, a no dejarte llevar por el alarmismo, a ver lo maravilloso de las cosas y tener gratitud. Para esto debemos focalizarnos en tres aspectos; mente, cuerpo y espíritu, como lo describe Ryan Holiday en su libro Stillness is the Key.

En este Podcast, no vamos a entrar al detalle de estos tres aspectos, pero sí les daré algunos tips para llegar a este estado de calma:

  • Levántate temprano: disfruta la calma de la mañana sin teléfonos, ni correos.
  • Comienza el día sin teléfono: Por lo menos unos 30 a 45 minutos después de despertarte.
  • Ejercítate: En casa o fuera de casa. 
  • Escribe un diario: En este debes reflejar lo que estés pensando, cosas en las que estés trabajando, cosas en las que tienes alguna dificultad, cosas en las que estés trabajando. Es como una especie de reflexión del día que podrás revisar en la tarde.
  • Hacer lo más importante primero: No me refiero a contestar correos, contestar WhatsApp, ir al banco a pagar la luz, etc. Para esto debes hacer una lista de cosas importantes por hacer en el día, generalmente entre 4 a 6 cosas importantes. Estas tienen que ser, lo primero que se haga en el día, en la medida que transcurre el día las probabilidades de que se cumplan serán menores.
  • Ten rutinas: A partir de esta crisis muchos tendremos que trabajar desde casa una parte del tiempo. Esta clase de libertad o de autonomía no se debe convertir en un caos. Esta libertad nos debe dar la oportunidad para conseguir disciplina, donde el orden y la rutina es importante. Ten una rutina, un horario para leer, para reuniones, para almorzar, para hacer ejercicios, para tener un tiempo de reflexión, para comunicarte con tu equipo de trabajo, etc. Estructura una rutina, ya que en tiempos de crisis reduce el caos y la indecisión.
  • No mires el noticiero: Trata de tener fuentes confiables de información sería, infórmate con resúmenes empresariales especializados.
  • Ten un hobbie: Los efectos de tener un hobbie son beneficiosos sobre todo en momentos de stress; pintar, jardinería, escultura, etc., provocan en ti un descanso en la mente y te desconectan.
  • El poder de las relaciones: El pensar que en esta época de crisis uno debe solo focalizarse en el trabajo es una idea equivocada, existen relaciones fundamentales, familia y amigos, aquellas personas que te conocen íntimamente, te brindan un ambiente seguro donde descansar y una opinión sincera de tu comportamiento. Ser una isla no está bien.
  • Aprende a decir no:  A todas las cosas que te distraen y enfócate en las cosas que importan. La manera de llevarlo a la práctica es pensando en el costo de oportunidad, ¿qué es lo que más valoro?, por ejemplo, mi tiempo en familia o una reunión rutinaria a lo que no se va a llegar a ningún lado.
  • Deja ir lo que no controlas: Concéntrate el 100% sobre las cosas que controlas, las cosas que no controlas solo incrementa tu ansiedad y te distraen.
  • Pon tu foco en el presente: En estos tiempos de crisis una de las cosas más difíciles es estar presente en el momento, me refiero, cuando estás en una reunión, tienes que estar presente y focalizado y no estar revisando tu celular o tus redes sociales. Esto demuestra, cierto grado de arrogancia de tu parte. Lo mismo en otro tipo de actividades como almuerzos, video conferencias, entrevistas, etc. Evita el multitasking, nuestro poder y control está en el presente.
  • Haz las cosas por las razones correctas: No vas a poder lograr arreglar tus inseguridades internas con logros externos. Debes encontrar la alegría y felicidad en tu interior.
  • Vive la vida como si fuese quizás tu último día: La vida es corta, impredecible y frágil. Que esto no sea una fuente de ansiedad o preocupación, que sea una fuente de tranquilidad.

Sigue estos tips y te ayudarán a tener calma en momentos de crisis.