Cinco pasos para ayudar a nuestros colaboradores a aprender y adquirir una nueva habilidad

Como hemos mencionado en artículos anteriores, para tener una ventaja competitiva en su industria, es importante lograr una cultura de aprendizaje en las empresas. Esto es vital en un entorno cada vez más competitivo e incierto. Por ello, es imperativo considerar estos cinco pasos para ayudar a nuestros colaboradores a aprender y ganar una nueva habilidad:

  1. Como comentamos en un artículo anterior, debemos aplicar una metodología de aprendizaje que genere un “círculo virtuoso”, y que nos asegure la asimilación de lo enseñado. Los componentes de este círculo virtuoso son: conocimiento, práctica, feedback y reflexión.
  • Hacer uso de los motivadores correctos, intrínsecos y extrínsecos, para estimular las ganas de aprender de nuestros colaboradores. Aquí lo importante de identificar qué los motiva realmente a aprender, en qué medida se benefician del aprendizaje y si, después de este proceso, se convierten en profesionales con nuevas habilidades.
  • Trabajar con nuestros colaboradores para que reconozcan sus fortalezas y debilidades y, una vez identificadas estas, trabajar en conjunto con el objetivo de determinar cuáles nuevas habilidades deben aprender, para que estas estén alineadas con los objetivos de la organización.

Lo que sucederá en este análisis, es que se encontrarán un conjunto de habilidades que cada trabajador requiere para cumplir con los objetivos de la empresa, a esto le llamamos el “gap de habilidades en la organización”.

  • Alentar la autonomía, es decir, enfocarse en que el trabajo se haga, en vez de caer en el micro management y querer mantenerse al pendiente de cómo se hace. En la organización se debe generar una cultura de autonomía que esté enfocada en resultados. Si no se tiene confianza en que el trabajador trabaje de manera autónoma, entonces, ¿para qué fue contratado?
  • Fomentar una cultura de ejemplos reales destacando a las personas que han hecho bien su trabajo. Incentivar la relación entre empleados que hacen bien las cosas, y los que están en proceso de cerrar el gap de habilidades, provoca que se fomente una cultura de “compartir experiencias exitosas”. Cada persona es el promedio de las cinco personas con las que más tiempo pasa.

Acompañar a nuestros colaboradores en estos cinco pasos es, sin duda, una gran tarea que, si se lleva a cabo en forma correcta, nos conducirá a crear una organización con una cultura de aprendizaje que genere una ventaja competitiva en su industria.