¿Cómo actúan los líderes empresariales en tiempos del COVID-19?

He visto cómo los líderes empresariales han actuado en este momento de crisis y he encontrado algunas características en común que me gustaría compartir con ustedes:

Calmados: Lo que mencioné en el artículo de Una calma activa, fue que “mientras las malas noticias y el número de contagiados crecía, ellos han mantenido un sentido de ecuanimidad interior y exterior
al momento de dirigir sus organizaciones’’. Ellos saben que la calma los ayuda a tener claridad al momento de tomar decisiones. Estar calmado le permite al líder tener una buena perspectiva de lo
que ocurre a su alrededor.

Proyectan confianza: Como consecuencia de preservar la calma, han proyectado una imagen de confianza. Esto ha creado un ánimo en la organización de que vamos a poder salir juntos de esta crisis,
ojalá con el mínimo daño. Esa confianza es importante para los días y meses difíciles por venir.

Se comunican: En estos días la comunicación ha sido muy importante. Una buena comunicación evita los rumores que posteriormente se pueden volver en problemas para la organización. Se debe tener una estrategia clara de comunicación, de las decisiones y prioridades en esta crisis, además la
comunicación debe ser rápida y en los momentos adecuados. El silencio es lo peor que se puede hacer en estos momentos.

Incentivan hoy más que nunca la colaboración: Los líderes saben que no tienen todas las respuestas en estos momentos difíciles, es necesario llamar a los recursos y capacidades de todos los empleados.
Los equipos deben de dividirse en grupos de trabajo con roles específicos y con el objetivo de contener el daño a lo mínimo posible.

Sentido de pertenencia a una Comunidad: Todos vivimos y trabajamos en una comunidad, estos son los momentos cuando tenemos que apoyar a la comunidad donde realizamos nuestras labores. Este virus es altamente contagioso, el ayudar a nuestras comunidades nos permite tomar el liderazgo y hacer que las personas sientan que las empresas también cumplan con su rol social y son el soporte de la comunidad.

Compasión: Quizá algunos tenemos la templanza para afrontar estar terrible situación y contamos con una red de apoyo. Sin embargo, hay muchas personas dentro de nuestra organización que quizás no cuentan con los recursos suficientes o que psicológicamente no
estén preparadas para afrontar este tipo de situaciones, quizás en sus casas tienen personas mayores o en estado de vulnerabilidad por tener alguna enfermedad de riesgo. Estos empleados deben atender estas situaciones, ya que la salud es la prioridad. Hay que estar
atentos y tratar de ayudar en todo lo que podamos. Si necesitan quedarse en casa, que se quede en casa y con goce de haber, más aún si pueden cumplir sus labores vía teletrabajo, ya que tienen que atender a un familiar enfermo, entonces tengamos compasión y
apoyemos.

La caja: Cash is King, como dicen, cuidemos la caja analizando actividades que se puedan cortar y hay que darle prioridad al pago de nuestro personal, es importante velar por la salud financiera de la empresa a corto y largo plazo.
Hemos visto ejemplos muy loables de empresas grandes, medianas y pequeñas, desinfectando sus comunidades, ayudando a la población vulnerable, distribuyendo alimentos a los más necesitados.

He podido ver como los líderes empresariales están luchando por salvar no solo sus empresas sino a todos sus trabajadores y su comunidad.
Actuemos como actúan los líderes, que cuando pase la crisis saldremos más unidos y fortalecidos.