Cuidemos la salud mental de nuestros colaboradores

La Escuela de Conocimiento Compartido (ECC), y La Asociación de Gremios Productores Agrarios del Perú (AGAP), organizamos el 01 de mayo un webinar que trató el tema “Medidas de prevención del Trabajador y su centro laboral ante del COVID-19”. El expositor fue el MD, MSc y Médico Epidemiólogo Leonid Lecca, director de Socios en Salud y profesor de la escuela de Medicina de la Universidad de Harvard. Dentro de los muchos temas abordados, hacia el final, se tocó el tema psicológico de las personas en estos momentos de crisis.

Como líderes empresariales, hemos estado abocados a ver temas inmediatos, tales como flujos de caja, medidas laborales, tributarias, entre otras que se han tomado en este estado de emergencia. Pero muy pocos hemos reparado en una inminente crisis de salud mental, que está comenzando a surgir como resultado de la cuarentena y el cambio repentino y masivo al trabajo desde casa. Hay personas que se sienten más aisladas socialmente, personas con más estrés, que tienen mayor ansiedad, o aquellas que se sienten agotadas emocionalmente.  Como humanos, podemos manejar el cambio, pero es difícil manejar la incertidumbre. En estos momentos la incertidumbre económica, personal, laboral y profesional es algo que nos agobia.

Leyendo al respecto, encontré un artículo de Ryan Smith, CEO y cofundador de Qualtrics, donde, junto a su equipo, han identificado 5 pasos que cada líder y gerente deben tomar para tener un impacto inmediato en este tema.

  1. PREGUNTE a sus colaboradores cómo se sienten. Es muy probable que sus aspectos psicológicos y emocionales se hayan visto alterados. ¿Cómo podemos esperar ayudar a nuestra gente si ni siquiera preguntamos cómo les va? Entonces, lo primero es preguntar: ¿estás bien? Se debe dejar de lado el aspecto de respetar la privacidad. Considero que, en estos momentos, esta es una pregunta pertinente y será apreciada por nuestros colaboradores.
  2. Esperemos que los colaboradores se animen a compartir aquello por lo que están pasando, con lo cual, nuestro rol será el de ESCUCHAR. Escuchar implica comprender genuinamente y asegurarse que la persona se sienta escuchada; que llegue a tener la confianza necesaria como para no sentir miedo de abrirse. Este debe ser un asunto serio, ya que tu interlocutor confiará en ti su vulnerabilidad. La reciprocidad puede ser una herramienta poderosa para generar confianza, ya que las personas se darán cuenta de que no están solas en esto, de que estaremos mejor apoyándonos mutuamente.

    Pienso en aquellos de mi equipo que tienen familiares de edad avanzada o enfermos de cáncer, y entiendo el estrés psicológico por el que deben de estar pasando; o personas solteras que son del interior del país y viven en un departamento solos. Para ellos debe de pesar mucho el aislamiento social por el que atraviesan.
  3. El diálogo tiene que ser CONSTANTE, sobre todo claro en cuanto a cómo y cuándo se va a llevar a cabo la comunicación. Esta es una manera de lidiar con la incertidumbre. La comunicación regular y constante de los gerentes es esencial para garantizar que las personas se sientan apoyadas. En este contexto las herramientas, cada vez más digitalizadas, como ZOOM, nos permiten ser más eficientes en las comunicaciones.
  4. La ayuda debe ser a TODOS por igual, no solo a los gerentes y las jefaturas, se debe extender el apoyo en salud mental a todos los niveles de la empresa. Una de las herramientas para masificar este sistema deberá ser las encuestas periódicas, valiosas para identificar problemas de salud mental entre nuestros colaboradores y tomar el pulso de la organización. Por medio de este análisis de encuestas, debemos comprender qué y cómo se sienten nuestros colaboradores en relación a la crisis actual, identificar las tendencias para poder actuar con celeridad.
  5. Es importante la implementación de RECURSOS de salud mental, disponibles para toda la empresa, y que cada colaborador esté al tanto de que estos existen. Por ejemplo: la Institución “Socios en Salud”, que dirige el Dr. Leo Lecca, tiene una app en donde las personas, con problemas de miedo, preocupación, intranquilidad o angustia, por citar algunos, son ayudadas por especialistas. https://apps.sociosensalud.org.pe/SAME/

Finalmente, debemos ser conscientes de que se nos viene una crisis de salud mental, derivada del COVID-19, en nuestras organizaciones. Por ello, es esencial comenzar a preocuparnos y planificar nuestras acciones. Abordemos estos temas con compasión, honestidad y apertura. Como consecuencia de esto, saldremos, no solo mejores líderes, sino mejores personas y empresas.