El futuro de la fruta y los mercados

Estamos en años donde el dinamismo en la industria agrícola ha aumentado, las nuevas tecnologías en eficiencia, nuevos paquetes tecnológicos y claramente la competencia de las nuevas variedades que año a año cobra mayor dinamismo y prometiendo lo que todos los productores desean, alta producción y menor costos.

Los centros de investigación han tratado de acelerar estos procesos de validación de variedades, claramente porque hay una enorme inversión atrás de la investigación y un enorme negocio con los cobros de la patente, sin embargo,¿cuánto tiempo se demora un productor en conocer una variedad y aprende a manejarla?

En los últimos años en cultivos como la uva y el arándano ya a los 5 años o menos, ya están pensando en cambiar variedad, ¿pero realmente es necesario?, he visto la evolución de muchos frutales como, por ejemplo, los arándanos, donde los productores peruanos han mejorado en el manejo del frutal. En las visitas recurrentes que hago a las empacadoras, he podido ver como los productores han podido dominar algunas variedades mejores que otros, donde antes había estándar de calibres de 12mm y la Biloxi se ajustaba muy bien; hoy encontramos Biloxi que bordea los 16 mm. Antes solo podíamos ver lo que la planta nos podía dar, ahora vemos lo que nosotros le podemos dar a la planta. Hoy por hoy los volúmenes de fruta que Perú exporta, son enormes, con los años se van abriendo mercados más exigentes; hace unos años se abrió la mandarina peruana al mercado de Japón, hace unos días se abría el mercado de Taiwán para los arándanos peruanos. Esperemos que se sigan abriendo las puertas para la fruta peruana, esto para el beneficio del país que este 2020 ha sido duramente golpeado, y que la agricultura ha sido un gran soporte.