El potencial del Norte Chico

El Norte Chico, en los últimos años, ha presentado un crecimiento importante en agricultura. Su potencial en cítricos, que año a año cobra mayor relevancia en el mercado internacional, siempre se ha resaltado, y varios exportadores ya lo manejan dentro de su cartera de productos.

La caña, durante años, ha sido otro gran protagonista en el Norte Chico. Sin embargo, las nuevas tendencias de consumo, la poca mano de obra que requiere y la poca tecnificación que existe en la mayoría de los cultivos del Perú en este sembrío, hacen que ya no sea un negocio tan rentable como años atrás.

Los protagonistas de los últimos años han sido los paltos y el arándano, este último con un rápido crecimiento, debido a las ventajas climáticas y a la excelente calidad del agua del río Huaura que abastece al valle.

Un tema importante, que ha permitido el desarrollo en la zona, son las significativas mejoras en las vías de comunicación; en especial en la Panamericana Norte, lo que permite que los fletes mejoren a nivel de eficiencia. Aún queda pendiente el tramo de la carretera de Santa Rosa que conecta con Andahuasi, mismo que quedó bastante afectado en el último fenómeno del niño y que todavía continua en reparación.

Otro punto importante es que aún se puede encontrar mano de obra disponible en épocas de cosecha de los principales frutales de la zona, lo que representa un problema en otras regiones del país. La mano de obra solo es escaza durante los meses en que el cítrico, la palta y el arándano coinciden; lo que usualmente ocurre entre junio y julio. Es importante que el Perú aproveche las bondades que le da su geografía porque, dónde hay agricultura, hay trabajo y desarrollo.