El Seguro 3D Importante herramienta para las empresas

¿Sabías que existe un Seguro que protege a las empresas y a los empresarios ante robos realizados por sus empleados, o por terceros, en complicidad con alguno o varios de los empleados?; es el Seguro contra Deshonestidad, Destrucción y Desaparición (3D).

Las principales coberturas de este Seguro son: el robo de dinero, activos u otros bienes, realizado por los empleados; la pérdida, daño o destrucción de dinero dentro y fuera de los locales del asegurado; la falsificación de cheques, de moneda u otros medios de pago, así como la falsificación de documentos bancarios; y, por último, el robo de bienes y/o activos dentro de los locales asegurados.

Pero, para que cualquiera de estos eventos pueda activar la cobertura del Seguro, existen condiciones y/o prescripciones de seguridad que el Asegurado debe implementar y cumplir, convirtiéndose así en el primer filtro de prevención.

Sin embargo, como Ajustadores, al momento de evaluar un siniestro, muchas veces nos encontramos con la triste realidad de que no siempre el Asegurado las implementa, algunas veces por desconocimiento, pues no leyó lo indicado en su póliza, y otras por desidia; y, ya sea por una u otra, esto termina constituyendo causa de rechazo del siniestro.

Entonces, con una intención didáctica, y con la idea de contribuir en algo con quien lea este artículo, me permito detallar algunas de estas condiciones de seguridad obligatorias, mismas que se describen, como ya indiqué, en las pólizas de seguro del mercado local:

  1. Diseñar sus procesos de manera tal que una persona sola no pueda controlar por completo (de principio a fin) una operación comercial o de negocio.
  2. Tener y mantener actualizados los files personales de los trabajadores, lo que incluye certificación domiciliaria y antecedentes policiales y penales.
  3. Vacaciones con un mínimo de duración de quince (15) días consecutivos al año para el personal que tenga manejo de dinero y/o cobranzas, trabajadores de almacén, de logística y aquellos que manejen las planillas.
  4. Auditorías periódicas (se indica plazo) de las cuentas por cobrar y del personal que realiza labor de ventas y cobranzas.
  5. Arqueos de caja y conciliación de cuentas bancarias.
  6. Sistemas de registro de los movimientos de existencias e inventarios físicos de almacenes y depósitos.
  7. Auditorías periódicas (se indica plazo) a sucursales, agencias, oficinas zonales y regionales, o, en general, en oficinas descentralizadas.
  8. Depósito diario en el banco de los ingresos de dinero en efectivo.
  9. Cuando los pagos al Asegurado hayan sido realizados vía depósito bancario, estos deben ser verificados antes de la entrega de la mercadería o producto.
  10. Doble firma para los cheques y/o transferencias bancarias.

Como se indica líneas arriba, estas condiciones de seguridad no son las únicas, son solo las principales o en las que, en su mayoría, recaen las causas de rechazo de siniestros; razón por la que, como siempre, la recomendación es revisar con detenimiento las condiciones de tus pólizas en conjunto con tu corredor o bróker de seguros, y aplicar un adecuado análisis de riesgos para evitar que, el día en que tengamos un siniestro, nos demos con la desagradable sorpresa de que este no tiene cobertura porque incumplimos alguna condición de seguridad estipulada.