El Seguro de Crédito: Esa herramienta poco conocida y que cobra importancia el día de hoy

En promedio, el 40% de los activos de una empresa se expresan en forma de deudas comerciales. Algunas veces, esta figura es todavía mucho más alta. Es difícil para una empresa predecir qué cliente incumplirá con el pago y cuál no, pues cerca del 50% de todos los incumplimientos de pago surgen de proveedores con los que se han establecido relaciones comerciales estables y de largo plazo.
En este caso, una póliza de seguro de crédito ayuda en la administración de sus cuentas por cobrar y lo compensa en caso de falta de pago.
El seguro de crédito es un instrumento financiero cuya finalidad es proteger a las empresas del riesgo de no pago de sus cuentas por cobrar. Dicho riesgo es causado por la latente posibilidad de créditos impagos, vinculados a transacciones comerciales relacionadas al negocio tanto en el mercado nacional como en el internacional.
Son factibles de cubrir las facturas a crédito de bienes o servicios que se realizan entre empresas, en el corto plazo.

Beneficios de contratar un seguro de crédito:

  • Permite a la empresa disminuir las provisiones de incobrables.
  • Ayuda a ordenar y estructurar las políticas de crédito.
  • Facilita el acceso al financiamiento, ya que la póliza puede ser endosada a terceros, tales como bancos o factoring.
  • Mejora la calificación financiera de la empresa contratante.
  • Facilita la penetración de nuevos mercados y la apertura de líneas de negocio.
  • Mejora la competitividad en el mercado internacional, siendo una excelente herramienta financiera para los casos de factoring, en los que funciona como garantía para los fondos de inversión.

¿Cuáles son los servicios adicionales de este tipo de seguro?
Con la contratación de un seguro, la evaluación de los clientes potenciales, a los cuales le gustaría ofrecerle un crédito, será realizada por un agente especializado, lo que disminuye tanto cargas operativas como de gestión y, a su vez, amplia los mercados a los que ingresar, sin temor a generar pérdidas por impagos.

¿Quiénes pueden contratar este tipo de pólizas?
Todas las empresas que realicen ventas a crédito de productos o servicios a nivel nacional o internacional.
En el mercado peruano tenemos una variedad interesante de aseguradoras especializadas en este riesgo, todas de trayectoria y experiencia local e internacional.
La evaluación de la cartera es constante y exhaustiva. En consecuencia, el cliente será alertado de inmediato tras la detección de un cambio financiero en el flujo del deudor. En caso de un impago por parte de un de este, la aseguradora apoyará y continuará, de la mano con el asegurado, las gestiones de cobranza prejudicial y judicial en cualquier parte del Perú y del mundo.