Identificación de los puestos de trabajo de acuerdo al riesgo de exposición al SARS-CoV-2

Los trabajadores de empresas, organizaciones y hospitales, deben ser identificados de acuerdo al riesgo de exposición al Coronavirus SARS-CoV-2, causante de la enfermedad COVID-19, teniendo en cuenta la actividad que realizan. Para llevar a cabo esta identificación se debe considerar, por ejemplo, si el trabajador está en contacto a menos de dos metros con otra persona que se sospeche o se haya confirmado, previa realización de una prueba serológica o molecular, se encuentra infectado por el virus.

Dentro de las clasificaciones recomendadas para esto tenemos las siguientes:

  • Trabajador con riesgo bajo de exposición o de precaución: Serán considerados en este rubro aquellos trabajadores que tienen un riesgo de exposición bajo al virus, si es que, durante sus labores, no requieren contacto con personas que se sospeche o se conozca estén infectadas y que, además, no tengan interacción ocupacional, a menos de dos metros de distancia, con otros compañeros de trabajo. Dentro de esta clasificación podemos ubicar al personal administrativo y trabajadores de áreas que no incluyan atención al cliente.
  • Trabajador con riesgo medio de exposición: En esta clasificación se incluirá a los colaboradores de las empresas que, debido a su labor, requieran contacto frecuente y/o cercano con personas posiblemente infectadas con el virus, pero con diagnóstico aún desconocido. Por lo tanto, estos trabajadores tendrán un nivel de riesgo de contagio mayor a los de la clasificación anterior. Entre ellos podemos nombrar al personal de vigilancia de las empresas, las recepcionistas que mantienen contacto directo con el público, las cajeras de los supermercados o bancos y los policías. El denominador en común de todos ellos es que, al estar en contacto directo con diferentes personas, no se puede saber con seguridad si alguna de ellas se encuentra o no infectada, por lo que las medidas de protección con los EPP (equipos de protección personal), deberán estar garantizadas por la empresa.
  • Trabajador con riesgo alto de exposición: Se considerará a aquellos trabajadores que tienen contacto con fuentes sospechosas o confirmadas de la enfermedad. Dentro de esta categoría está todo el personal de salud que desarrolle sus actividades en ambientes donde se encuentren pacientes infectados con el virus, el personal que transporta a pacientes COVID-19 en las ambulancias, el personal de limpieza que labora en las áreas destinadas a pacientes infectados, los trabajadores de las morgues, encargados de la preparación, cremación y entierro de los cadáveres; así como los que trabajen en funerarias. Es importante recalcar que aquí se clasifica a todo el que, debido a la naturaleza de su función, esté en contacto con pacientes sospechosos o confirmados de la enfermedad, o en el área destinada para la atención de los mismos.
  • Trabajador con riesgo muy alto de exposición: Dentro de este grupo encontramos a los trabajadores que tienen contacto directo con pacientes confirmados con COVID-19. Por ejemplo, el personal médico y de enfermería que atienden a los mencionados pacientes. Del mismo modo, los tecnólogos médicos encargados de las tomas de muestra y/o procedimientos de laboratorio requeridos para pacientes con COVID-19. Es decir, todo personal de salud involucrado en la atención y tratamiento a los contagiados por el virus.

Es importante recalcar la responsabilidad de los jefes, y/o supervisores de área de los centros de trabajo, de realizar la correcta identificación de su personal, puesto que, de acuerdo a ello, se tomarán las medidas necesarias para evitar el contagio y propagación de la enfermedad dentro de la empresa y/o institución hospitalaria, garantizando así la seguridad y salud de sus colaboradores.