La quinua: Los cimientos de un negocio atractivo

La quinua se conoce en Sudamérica desde hace más de 5,000 años, la disputa entre si es peruana o boliviana no tiene sentido, ya que esta se remonta hasta antes del Tahuantinsuyo. Sin embargo, es importante mencionar que recién fue en la década de los ’70 que la quinua vio la luz del mundo, así lo cuenta Stephen Gorad en su libro “The Quinoa Chronicles”: The year is 1973. Two young men, both seeking to unravel the deepest mysteries of life, meet in a room in Boston. A friendship develops. A Chinese banquet leads to a ticket to Chile. Quinoa is discovered in a Bolivian street market. A love affair. A shirt is traded for a bag of seed. A business venture begins, grows, twists, turns, and falters. There is a murder. Perhaps a curse. A shaman comes to town. The friendship falls apart. A crook saves the day.

Allí inició la historia moderna de la quinua, en un mercadillo callejero de La Paz-Bolivia, y fue por eso que Bolivia inició en el negocio de la quinua primero, pues ya en los ’80 había plantas procesadoras en las zonas productoras de quinua (Salinas de Garci Mendoza) que servían para limpiar el grano y dejarlo en condiciones aptas para el consumo humano. Su principal labor era retirar impurezas y sobre todo quitarle la saponina que le da el amargor al producto. En el Perú aún nadie se animaba a incursionar en el negocio. Es recién a partir del año 2000 que Perú empieza a enviar algunos contenedores al extranjero, pero no era un negocio de volumen y, básicamente, lo hacían empresas que exportaban menestras y otros granos.

La data que presento a continuación es recopilada de varias fuentes, todas ellas “analizan” el mercado desde un único punto de vista, por lo que nunca han llegado a explicar bien lo que pasaba en la realidad.

La lógica nos hace explicar que todo lo cosechado se destina en primera instancia a abastecer el consumo interno y el excedente a la exportación. Por lo que el mercado estuvo balanceado generándose los “normales” crecimientos tanto en área sembrada, mejoramiento de productividad, crecimiento de la demanda (consumo), aumento de las exportaciones, y con ello un incremento sostenido en el precio FOB, que trajo como consecuencia un mejor valor de la quinua (como materia prima pagada al agricultor en el campo).

Si se une toda la información de cosechas, consumo interno y exportación, vemos que, a partir de 2008, se empieza a generar un pequeño sobre stock que al término de cada año servía para abastecer la demanda durante los primeros 3-4 meses del año siguiente, hasta que salía la nueva cosecha; razón por lo que, conforme la demanda aumentaba, está era atendida por la producción boliviana y de la serranía peruana, empezando a verse los grandes crecimientos en las exportaciones peruanas.

Año # FCL exportados Perú# FCL exportados Bolivia
200650          400
2010250 (+400% vs. 2006)750 (+88%)
2012550 (+1,000% vs. 2006)1,300 (+225%)

Recordarán que muchas noticias circularon sobre el “boom” de la quinua, asociándola a sus propiedades nutritivas (alto valor proteínico), propiedades dietéticas, aminoácidos esenciales, etc. Algunas ciertas (la mayoría) y otras propias de mitos urbanos.

Yo me encontré con la historia en agosto de 2011, cuando me vine a trabajar a Arequipa, y resultó que la empresa que me había contratado venía haciendo pruebas con siembras de quinua a 1,350msnm desde 2010, y que habían logrado trabajar dos campañas con costos de aproximadamente USD 4,800/ha y una producción de +5,000Kg/ha, eso daba un costo de la materia prima de US$ 0.96 x Kg. El problema radicaba en que no existían plantas procesadoras adecuadas en el Perú que pudiesen dar el servicio de limpieza y des saponificado para poner al grano en condiciones aptas para el consumo humano y, sobre todo, teniendo cuidado en la inocuidad del producto con miras a un mercado de exportación.

Basta con mencionar que el Reglamento de la Ley de Inocuidad Agroalimentaria fue promulgado el 27 de abril de 2011 y se indicaba que existía un plazo hasta octubre de 2012 para que todos los establecimientos de procesamiento primario, que operaban a la fecha, cumpliesen en regularizar su situación ante SENASA. Es decir, que empiecen a trabajar de acuerdo a normas de sanidad e inocuidad alimentaria para el procesamiento de alimentos.

Las plantas procesadoras que existían en 2011 eran artesanales y muchas de ellas destinadas principalmente al procesamiento de menestras y otros cereales, y se utilizaban para pasar quinua como un complemento de su actividad principal.

Decidimos que, si teníamos una ventaja en campo, ya que trabajábamos alrededor de 200ha de alcachofa en Arequipa durante una campaña de 7 meses, podíamos destinar parte de esa área a rotarla con quinua y nos sumaríamos a la oferta exportable peruana, que para el 2011 era de aproximadamente 300FCL/año, unas 8,000TM de materia prima. Pero el factor “planta de procesamiento” nos llevaba a pensar en una inversión en activos que debería estar dimensionada a nuestra capacidad exportadora, más que al volumen de materia prima que podríamos sembrar o acopiar de nuestros vecinos.

En 2012 montamos en nuestras instalaciones una moderna planta exclusivamente para el procesamiento de granos andinos, lo que nos hizo pensar en tener una línea de producción continua que evitase la manipulación excesiva del grano y que a la vez cumpliese con los estándares exigidos por la entonces reciente Ley de Inocuidad Alimentaria y su reglamento (D.S. 004-2011-AG). La capacidad de producción elegida fue de 500kg/hr, con lo cual trabajando un turno podríamos obtener 1FCL de aproximadamente 20TM de producto terminado exportable a la semana, considerando que durante el proceso hay un 15% de merma entre la materia prima (quinua trillada) y el producto terminado (quinua “perlada”). Fuimos la primera planta a nivel nacional en obtener la acreditación de SENASA como instalación habilitada sanitariamente para el proceso primario (A.S. N° 000001-AG-SENASA- AREQUIPA del 11 de octubre de 2012).

A manera de resumen, al 31 de diciembre del 2012, los números de “la quinua” eran los siguientes: 

Cosecha 2011:Perú-> 43mil TM Bolivia-> 40mil TMP+B-> 83mil TM
Consumo Interno:Perú-> 20mil TM Bolivia-> 31mil TMP+B-> 51mil TM 
Exportaciones:Perú-> 8mil TM    Bolivia-> 20mil TMP+B-> 28mil TM

Stock final = Stock inicial + Cosecha – Consumo Interno – Exportaciones = 0+83-51-28 = 4mil TM 

Cosecha 2012:Perú-> 51mil TM Bolivia-> 46mil TMP+B-> 97mil TM 
Consumo Interno:Perú-> 21mil TM Bolivia-> 32mil TMP+B-> 53mil TM 
Exportaciones:Perú-> 11mil TM Bolivia-> 26mil TMP+B-> 37mil TM

Stock final = Stock inicial + Cosecha – Consumo Interno – Exportaciones = 4+97-53-37 = 11mil TM 3.