Lucro cesante o la pérdida de beneficios y la COVID-19

¿Qué es Lucro cesante?

El lucro cesante es la ganancia que se deja de percibir como efecto de un siniestro. Para que se haga válido el lucro cesante es necesario comprobar que el hecho ocurrido tenga relación directa con la paralización de la actividad económica, dejando así de producir ganancias al titular.

En primer lugar, la póliza de Lucro Cesante entra en funcionamiento siempre que el daño material haya estado cubierto por la misma. Es decir, su activación requiere que haya una indisponibilidad de los activos de la empresa, o bien de sus existencias, su maquinaria, su predio, su contenido, sus instalaciones, etc. El lucro cesante entrará en funcionamiento a consecuencia de esta indisponibilidad. En segundo lugar, se pretende cubrir la afectación de los resultados económicos, bajas de ingresos o incremento de los gastos. En otras palabras, una pérdida real.

Por ejemplo: supongamos que una empresa productiva tiene resultados por 50 mil dólares en 50 semanas. Si un “siniestro” paraliza su producción durante una semana, teóricamente serían mil dólares de pérdida, pero esa no es la pérdida real. Hay que considerar si han disminuido sus ingresos o han aumentado sus gastos. Lo más probable es que no. Entonces no se han visto afectados los resultados económicos, que es lo que cubre la póliza de Lucro Cesante. Es importante señalar que la póliza no busca cubrir la disminución de ingresos, sino la afectación a los resultados por una baja de los mismos. Es decir, no paga la pérdida de ventas o la pérdida de ingresos; paga las consecuencias económicas de esa baja sobre los resultados.

¿Puedo contratar la póliza de lucro cesante y no la de Incendio y/o Rayo?

No. Para la contratación de la póliza de Lucro Cesante, es necesario contratar la póliza de Incendio y/o Rayo.

¿A quiénes va dirigida?

Va dirigida a empresa comerciales, industriales, de servicios y, en general, todo tipo de empresas que requieran asegurar su patrimonio. Actualmente el mercado asegurador maneja una póliza que cubre la afectación de los resultados económicos; es decir, si tenemos en cuenta que los resultados económicos de una empresa son los ingresos menos los gastos, es una de estas dos variables las que tendrán que ser afectadas para que se active la póliza de Lucro Cesante.

La economía mundial se enfrenta a la recesión más profunda desde la Gran Depresión de la década de 1930. Los mercados de seguros se contraerán este año, con los mercados avanzados a la cabeza. Sin embargo, la magnitud del retroceso será similar a la observada durante la crisis financiera mundial de 2008-2009, a pesar de que la contracción económica de este año será mucho más severa. Se pronostica que los volúmenes globales de primas de vida se reducirán en un 6% en 2020, con la mayor debilidad en los productos de ahorro. El sector de no vida será más robusto, con un crecimiento casi plano.

De acuerdo a datos publicados por el Grupo Swiss Re, los diez mercados más grandes al cierre de 2018, muestran qué países tienen la mayor industria de seguros primarios en términos absolutos medidos por las primas emitidas.

Fuente: www.swissre.com

¿La pandemia tiene cobertura de acuerdo a Ley del Contrato de Seguro N.º 29946?

El riesgo de pandemia es una exclusión en los contratos de seguro y reaseguro, pues estas constituyen un riesgo muy complejo de tarifar, ya que son poco frecuentes, no cuentan con una delimitación geográfica y no se conoce su periodo de recurrencia con certeza. Por ello, en caso de encontrarse el amparo, este será a precios muy altos o con condiciones bastante onerosas, lo que limita el acceso a la base de la población.

¿Qué ha ocurrido en Perú?

En el ámbito local, dado que somos un país con baja penetración del seguro, la discusión se ha centrado en el potencial impacto que han tenido las órdenes de aislamiento en la reducción del riesgo asegurado en seguros de daños reales, es decir, aquellos seguros sobre los bienes tangibles (en especial los seguros de automóviles, de cascos de naves y de aeronaves).

La propia evolución de la pandemia ha generado un ambiente de análisis, a todos los niveles, que hace que lo que era ineludible en un primer momento, no lo sea ahora. Nos encontramos ante una situación excepcional que ha generado múltiples escenarios inciertos y podría significar una oportunidad para que las compañías aseguradoras brinden un producto especializado que cubra pandemias y epidemias; así como para la toma de decisiones gubernamentales que pudieran imposibilitar las actividades normales de una compañía. Es imposible, así, aplicar un único enfoque general a la “Gestión de Siniestros”. En este punto, la presteza y flexibilidad, tanto de aseguradoras como de corredores, van a ser fundamentales para garantizar el mejor servicio a sus clientes sin perjuicio de su sostenibilidad como negocio.