Oportunidades para nuevos emprendimientos

El otro día recibí una llamada de un ex alumno pidiéndome consejo, ya que tenía una idea para un emprendimiento en estos momentos de crisis. Las empresas formadas en momentos de crisis económicas son escasas, pero algunas son emblemáticas como Airbnb que se formó en plena crisis financiera 2007- 2009, Uber en 2009 y Disney en 1923, entre otras. También existen productos y servicios disruptivos que han aparecido en momentos de bajada en la economía, como el IPOD en plena crisis de la burbuja de los “punto com”.

Los emprendedores son personas con agallas, que hasta en momentos de dificultad ven oportunidades. El economista Joseph Schumpeter, padre de la creación destructiva, decía que, “en toda recesión económica, siempre un alma emprendedora, eventualmente emergía”. Como se menciona en “The Theory of Economic Development” publicado en 1911, “en la lógica del sistema capitalista, después de una depresión económica, los nuevos emprendedores emergerán y, entonces, existirá una nueva manada de ellos, y con esto comenzará una nueva ola de prosperidad y todo el ciclo comenzará nuevamente”.

Está claro que estas oportunidades serán tomadas por startups. Algunas de ellas ya las vemos en el mundo como, por ejemplo, las empresas que usan impresoras 3D para hacer visores plásticos de protección; impresoras que se utilizan además para hacer partes de maquinarias que, dada la coyuntura, se hacen difíciles de importar. También tenemos entrenadores de yoga online, empresas que comienzan a hacer delivery de frutas y vegetales frescos a la puerta de la casa de sus consumidores, doctores que absuelven consultas abriendo paso a la telemedicina y, sin duda, la educación online está aquí para quedarse; muchos con una metodología blended, muy enfocada en las necesidades del alumno.

En el lado financiero nuevas empresas de factoring aparecen, con recursos cada vez más en línea y un nuevo conjunto de empresas Fintech hacen más daño a la banca tradicional.

Lamentablemente, estos nuevos emprendimientos encontrarán dificultades para financiarse, levantar fondos con “capitales ángeles”. En la crisis de 2007-2009 estos capitales disminuyeron en un 30%, y hoy ya se comienzan a ver síntomas de una disminución de fondos para emprendedores. No me queda duda de que, los emprendedores con innovaciones prometedoras, conseguirán el dinero para financiarse.

Por otro lado, tenemos empresas cuyos departamentos de investigación y desarrollo de productos y servicios se encuentran en una fase de “creación acumulativa”. Es muy probable que saquen a la luz productos innovadores, sobre todo en industrias como servicios de salud, alimentos, envases, retail y tecnología, entre otras. A estas empresas, seguramente, les resultará más fácil el acceso a financiamiento, ya que cuentan con un track record en el mercado. En conclusión, seremos testigos de un conjunto de nuevas empresas, y empresas con recorrido, que sacarán nuevos productos y servicios, las que, finalmente, moldearán la nueva economía y nos llevarán a un nuevo ciclo de crecimiento económico.