Prepárate para la crisis


Algunas empresas están comenzando sus actividades en medida que adaptan su funcionamiento a los nuevos protocolos que aseguren la salud de sus trabajadores y clientes.

Sin embargo, se van a enfrentar a un mercado en crisis, en donde los consumidores tienen menos ingresos o se encuentran desempleados y viven de sus ahorros. Esta clase de consumidor es muy distinto al consumidor de antes del 15 de marzo.

Por ello, los líderes empresariales tienen que estar alertas para lo siguiente:

  • Reconocer los nuevos patrones de consumo: Se deben observar estos cambios en los clientes, quizás empaques más pequeños y económicos, procedimientos de entrega que brinden mayor seguridad sanitaria, una gama de precios estratégicos, adecuados a la nueva capacidad adquisitiva, etc.
  • Comunicación amplia: Me refiero a comunicación tanto interna como externa. Es decir, con nuestros colaboradores, y con nuestros clientes y proveedores. La comunicación interna debe permitir el flujo de información en toda la organización, ser clara y directa. La velocidad, y la claridad del mensaje, son vitales para adaptarnos con rapidez a un nuevo cliente y un nuevo entorno.

La comunicación externa también debe ser clara, además de honesta. Si sucediese algún incidente de crisis sanitaria en la empresa, los comunicados deben ser concisos y transparentes. Cualquier otra opción, como optar por el silencio o las verdades a media, solo generarán desconfianza en el nuevo consumidor.

  • Confiar en los líderes: Para que la organización tenga reacciones rápidas ante este entorno de crisis, es tiempo de que los lideres aparezcan. El líder debe ser empático, y es indispensable que su personal a cargo perciba el interés de este por la situación que cada colaborador, de manera individual, atraviesa. Esto es clave para ganar la confianza de los empleados, un activo sumamente importante en momentos como este.

Prepárate para afrontar la crisis, en un nuevo entorno y con un nuevo perfil de clientes.