Recuperación de las economías,
un camino largo y difícil

Las exportaciones, sobre todo las del agro moderno, han mostrado crecimiento en los últimos meses. Esto está muy relacionado con lo que ocurre en los países desarrollados, que son nuestros principales mercados de destino. La mayoría de analistas económicos pronostican que la producción de las economías avanzadas, después de su caída en la primera mitad de 2020, es probable que recuperen su nivel, anterior a la crisis, en algún momento después de 2021. Pero no todas las recuperaciones serán iguales. Algunos países ricos, como Alemania y Corea del Sur, parecen estar mejor posicionados para una recuperación en forma de “V” según la jerga económica. En cambio, el camino para otras economías parece más como una “L” o una “W”

Sin embargo, debido a los rebrotes, es difícil predecir cuál será el camino que tomarán las economías. En las semanas pasadas hemos visto rebrotes en Israel, Australia y España. El problema con los rebrotes es el comportamiento del consumidor. Según la revista “The Economist” de datos de movilidad en tiempo real, se muestra la facilidad con la que las recuperaciones económicas pueden salir mal, ya que los consumidores reaccionan ante la posibilidad de nuevos rebrotes.

Uno de los principales mercados de destino de nuestros productos del agro moderno es Alemania que, según encuestas de actividad económica, se sugiere se mantuvo mejor entre marzo y mayo, en comparación con Francia, Italia o España. Según “The Economist” se debe a la gran dependencia de su economía con la producción fabril, donde mantener la producción, salvaguardando la distancia social, parece más fácil de controlar que en sectores como el retail, hoteles y turismo. Es así que países como Polonia experimentarán una mayor contracción de su PBI, debido a su gran dependencia de turistas extranjeros.

Existe una clara correlación entre las cuarentenas más rigurosas, los cambios de comportamiento del consumidor y el impacto en la actividad económica. Según esta correlación, Italia tuvo el bloqueo más estricto durante la mayor parte del tiempo. Es así que se estima que su PBI, en el primer semestre, sea de menos 10%. En cambio, en Corea del Sur, donde la cuarentena fue menos estricta, se estima un PBI semestral de menos 5%

El levantamiento de las cuarentenas impulsa la actividad económica, sin embargo, varía de país en país. Los datos que muestra “The Economist” son que Estados Unidos y España se están quedando rezagados. Esta data en tiempo real, que sigue la revista, rastrea visitas a restaurantes, lugares de trabajo y estacionamientos públicos. Otros países avanzan como Dinamarca y Noruega, donde, a finales de junio, la economía ya había vuelto a la normalidad. Las ventas minoristas danesas, en realidad, aumentaron en más de 6% interanual en mayo. Los restaurantes de Alemania cerraron en mayo, pero en los últimos días, como se aprecia en el gráfico, han vuelto a su capacidad máxima.

Varios factores influyen en la rapidez con que una economía puede recuperarse. La capacidad económica de las familias es uno de ellos. El apoyo del Gobierno ha sido fundamental, sobre todo la ayuda directa a las familias que pudieron acumular reservas en efectivo. Este fenómeno no solo pasa en Europa, sino en los Estados Unidos (en un artículo anterior de la ECC comentamos los niveles de ahorro en la economía americana).

En conclusión, hay que darle una mirada siempre a los países que son nuestros clientes; cómo va su recuperación económica, partiendo de que no todos tendrán una recuperación pareja y que, además, mucho dependerá de los estímulos que el Gobierno esté facilitando a las familias. Lo que podemos ver en la ECC es que las cosas van a ir a mejor en los países de destino de nuestros productos, aunque siempre es recomendable tener cautela.