Reglamento que amplía el plazo para presentar la solicitud del nuevo Régimen de Aplazamiento y/o Fraccionamiento De Deudas Tributarias

El 23 de junio de 2020 se publicó el Decreto Supremo N° 155-2020-EF, mediante el cual se aprueba el Reglamento del Régimen de aplazamiento y/o fraccionamiento de las deudas tributarias administradas por la Superintendencia Nacional de Aduanas y de Administración Tributaria – SUNAT (RAF – COVID19).

Se dispuso que el plazo para presentar la solicitud de acogimiento al referido régimen se amplía hasta el 30 de septiembre de 2020. Sin embargo, en tanto la fecha de inicio del plazo se supedita a la publicación de la resolución de superintendencia de la SUNAT que establezca la forma y condiciones para la presentación de dicha solicitud; los contribuyentes aún no tienen expedito el procedimiento para hacer efectivo este beneficio.

Resultaría conveniente que, en el más breve plazo, se publique la referida resolución de superintendencia, pendiente desde el 10 de mayo de 2020[1], pues las obligaciones tributarias se hacen exigibles en tanto las fechas de vencimiento prorrogadas cumplen y los contribuyentes, afectados por las consecuencias económicas de esta pandemia, necesitan facilidades de pago efectivas para hacer frente a la reactivación de sus empresas. Si bien muchos de ellos no vienen cancelando el monto de sus obligaciones vencidas por problemas de liquidez, y SUNAT no ha iniciado “con fuerza” los procedimientos de cobranza coactiva, la facilitación del pago en cuotas o diferirlo a los meses siguientes, no solo aporta a la capacidad de pago para atender otras obligaciones, sino que otorga tranquilidad a los deudores para enfocar su energía en dinamizar sus operaciones.

En el Reglamento recientemente aprobado, se ha aprobado además la fórmula para el cálculo de la cuota mensual del fraccionamiento[2] y se ha regulado respecto a los pagos que eventualmente pueden efectuarse antes de la emisión de la resolución sobre la solicitud de acogimiento RAF- Covid19.

En un artículo anterior, a manera de resumen, se resaltaron los aspectos más importantes de este nuevo Fraccionamiento aprobado mediante Decreto Legislativo N° 1487 y publicado el 10 de mayo de 2020.

Así, las deudas materia de acogimiento son las administradas por la SUNAT que sean ingresos del Tesoro Público y ESSALUD. En tal sentido, pueden acogerse deudas por el Impuesto General a las Ventas, Impuesto a la Renta, Impuesto Temporal a los Activos Netos y otros; así como la deuda tributaria aduanera. La deuda debe ser EXIGIBLE a la fecha de presentación de la solicitud; esto es, que las obligaciones tributarias se encuentren vencidas conforme a los cronogramas de vencimiento aprobados[3]. En tal sentido, se pueden fraccionar y/o aplazar:

  1. Los saldos de aplazamientos y/o fraccionamientos que se encuentren pendientes de pago a la fecha en que se presenta la solicitud de acogimiento; aun cuando se encuentren con causal de pérdida.
  2. Las órdenes de pago, resoluciones de determinación, resoluciones de multa u otras resoluciones emitidas por la SUNAT, se encuentren estas o no en cobranza coactiva.
  3. Las deudas por multas sobre infracciones cometidas o, cuando no sea posible establecer la fecha de su comisión, detectadas hasta el día anterior a la fecha de presentación de la solicitud de acogimiento.
  4. Los pagos a cuenta por rentas de la tercera categoría del impuesto a la renta de los períodos enero, febrero y marzo de 2020, siempre que el plazo del aplazamiento y/o fraccionamiento concluya hasta el 31 de diciembre de 2020.
  5. Las deudas que se encuentren impugnadas a través de un recurso de reclamación, apelación, demanda contenciosa administrativa o acción de amparo. Sin embargo, se establece que con la solicitud de acogimiento se entiende solicitado el desistimiento de la impugnación de las deudas incluidas en dicha solicitud y, con la aprobación de la solicitud de acogimiento, se considera procedente dicho desistimiento.

Por otro lado, no pueden ser materia de acogimiento las deudas generadas por tributos retenidos o percibidos, tales como deudas por retenciones de segunda, cuarta y quinta categoría y retenciones a sujetos no domiciliados por servicios prestados en el territorio nacional, entre otras.

Uno de los requisitos para el acogimiento, que se asocia a la naturaleza especial de este fraccionamiento, lo constituye el que la empresa haya disminuido el monto de sus ingresos netos mensuales de los meses de marzo y abril de 2020, en comparación con los mismos períodos en 2019. Sin embargo, esta exigencia no es aplicable a los perceptores de rentas distintas a la tercera categoría (como por ejemplo las rentas producto de alquileres, intereses por préstamos, o contraprestaciones por el ejercicio individual de una profesión) y a los contribuyentes comprendidos en el Régimen Único Simplificado.

Los plazos máximos de aplazamiento y/o fraccionamiento que se otorgan en el RAF son:

a) Solo aplazamiento: hasta seis (6) meses.

b) Tratándose de aplazamiento y fraccionamiento: hasta seis (6) meses de aplazamiento y hasta treinta (30) meses de fraccionamiento.

c) Solo fraccionamiento: hasta treinta y seis (36) meses.

Cabe resaltar que, con la presentación de la solicitud, se suspende la cobranza de la deuda tributaria materia de la solicitud de acogimiento desde el mismo día de la presentación de esta hasta la fecha en que se emite la resolución que aprueba dicho acogimiento[4]. En caso se deniegue la solicitud de acogimiento, se levantará dicha suspensión, salvo cuando se impugne la resolución denegatoria. De ser aprobado el acogimiento al RAF se concluye la cobranza coactiva sobre la deuda tributaria cuya solicitud fue aprobada y se levantan las medidas cautelares adoptadas en dicho procedimiento.


[1]     Fecha en que fue publicado el Decreto Legislativo N° 1487, en cuyo párrafo 12.2 del artículo 12 dispone que el plazo para presentar la solicitud de acogimiento al referido Régimen se inicia en la fecha de entrada en vigencia de la resolución de superintendencia de la SUNAT que establezca la forma y condiciones para la presentación de dicha solicitud

[2]     Conforme al Decreto Legislativo, para el cálculo de los INTERESES, la aplicación de la tasa del 40% de la TIM vigente

[3]     La última modificación de los Cronogramas de Pago y otras obligaciones se ha aprobado mediante Resolución de Superintendencia N° 099-2020/SUNAT. Por otro lado, el Decreto Legislativo señala que de presentarse solicitudes con anterioridad al último día del vencimiento del plazo para la presentación de la declaración y pago del período abril de 2020, incluyendo sus prórrogas, el plazo de resolución de la solicitud se computa a partir de esta última fecha. Con lo cual se admite el acogimiento de deuda no vencida, correspondiente al periodo abril 2020.

[4]     A diferencia del Fraccionamiento general, solo se concluye el procedimiento de cobranza coactiva cuando exista resolución concediendo aplazamiento y/o fraccionamiento de pago (artículo 119° del Código Tributario).