Robaron el almacén de la empresa ¿qué hago?

El robo en un almacén es un evento que puede llevar a la empresa a activar el Seguro contra Deshonestidad 3D, si es que lo tiene contratado. Sin embargo, para la activación, existe todo un procedimiento que la empresa deberá seguir y que se encuentra estipulado en la póliza de seguro.

En mi artículo anterior hablaba sobre las principales condiciones y/o prescripciones de seguridad que el asegurado debe implementar y cumplir y hoy, siguiendo con esa línea informativa / didáctica, pretendo ayudarlo a conocer los puntos principales del procedimiento a seguir ante la ocurrencia de un siniestro; de tal manera que, el día en que se encuentre frente a uno, tenga una referencia de las cargas y obligaciones que se establecen en su póliza.

Lo primero que me permito recomendar es que inmediatamente tomen conocimiento de que el robo se produjo, se ponga en contacto con su corredor o bróker de seguros, él sabrá cómo orientarlo en lo referente a los pasos a seguir para lograr una reclamación exitosa.

Si bien es cierto, cada aseguradora establece su proceso y requerimientos, todas ellas, más o menos, coinciden en los siguientes puntos:

  1. Cumplir con las medidas de seguridad y control que se especifiquen en las Condiciones Particulares de la Póliza, mismas que deben mantenerse plenamente operativas durante toda la vigencia del seguro.
  2. Cumplir con las Garantías que se estipulen en el Contrato de Seguro.
  3. Dar aviso del evento a la aseguradora inmediatamente sea posible.
    En este punto algunas aseguradoras establecen que la comunicación debe darse dentro de los dos (02) días hábiles de ocurrido el robo o intento de robo, o descubierto el fraude, falsificación o adulteración, o cualquiera sea el delito; otras que dentro de los tres (03) de ocurrido el evento. Sin embargo, es frecuente encontrar en las Condiciones Especiales, ampliaciones de plazo que van desde los quince (15) días hasta los treinta (30).
  4. Denunciar, según corresponda, el robo o intento de robo, o al trabajador y sus cómplices, o el fraude o falsificación o el delito en sí, ante las autoridades policiales, lo más pronto posible.
    Aquí también encontramos un plazo, el cual normalmente no supera las cuarenta y ocho (48) horas.
  5. Conservar el inmueble, el contenido y las huellas de ingreso o salida de los delincuentes, en las condiciones en que quedaron al momento de ocurrir el evento. Por tanto, no se deben realizar cambios en las partes dañadas o afectadas, ni ordenar o permitir la remoción de los escombros o huellas dejados, hasta que la aseguradora lo autorice.
  6. Presentar a la aseguradora toda la información que sea solicitada como sustento del reclamo.

Como la línea entre un robo, perpetrado por terceras personas aparentemente ajenas a la empresa, y una deshonestidad de empleados es bastante delgada, no debe dejar de evaluarse y revisarse la posible participación de alguno de los trabajadores de la empresa y, en caso de establecerse, la obligación pasa por no celebrar ningún arreglo o transacción, sea en forma verbal y/o escrita con el trabajador deshonesto.

Lamentablemente, desde nuestra labor de ajustadores (encargados de la evaluación de los siniestros), son muchos los casos en los que encontramos que el asegurado, por desconocimiento, ha incumplido con una o varias de estas obligaciones y, por lo tanto, este hecho, trae como consecuencia la pérdida de los derechos de indemnización. Dicho todo esto, estimado lector, la recomendación final de este artículo es que, desde el inicio de la vigencia de su seguro, revise junto con su corredor o bróker de seguros, el detalle de las Prescripciones de Seguridad y también de las Cargas y Obligaciones ante un siniestro, de manera que estas puedan ser debida y oportunamente implementadas y ejecutadas.